Estás aquí: Inicio » Uncategorized » A la hora de emprender, ¡nunca arriesgues los bienes personales!

A la hora de emprender, ¡nunca arriesgues los bienes personales!

Son muchas las personas que lo arriesgan todo a la hora de emprender, y no solo invierten lo que tienen, sino que se endeudan para poner en marcha el negocio de sus sueños. Quienes tienen ya una cierta experiencia en el mundo del emprendimiento, recomiendan tomarse las cosas con más calma, ya que este ámbito está impregnado de una alta dosis de incertidumbre.

De hecho, no todo el mundo puede permitirse asumir un nivel de riesgo tan alto. La edad es un factor muy a tener en cuenta en este sentido. Según los expertos, a medida que se cumplen años, la tolerancia al riesgo varía, y las personas tienen a volverse más conservadoras.

invertir

Hasta dónde hay que arriesgar y hasta dónde no

Esto no quiere decir, por supuesto, que no haya que tomar algunos riesgos. El emprendimiento online tiene una grandísima ventaja, y es que los expertos en marketing digital a menudo ponen a disposición de todo el mundo su ayuda para hacer crecer sus negocios de forma bastante asequible.

Esto hace que sea un poco más sencillo que hace algunos años el dar a conocer un negocio, ya que antes no había tantas posibilidades en el mundo de la publicidad. Pero una cosa es hacer una inversión sensata, y otra arriesgar los bienes personales por un proyecto que no se puede saber con certeza si saldrá adelante.

Los bienes de tipo personal no son una opción

De hecho, los especialistas desaconsejan por completo poner en riesgo los bienes de tipo personal a la hora de financiar un negocio. Invertir es algo propio de las características de un emprendedor, pero los expertos recomiendan vivir por debajo del presupuesto a la hora de iniciarse en el emprendimiento.

Lo que ocurre es que hay quienes llevan este consejo al extremo, y utilizan sus gastos personales para justificar los gatos de la empresa que están intentando levantar. Cierto es que un emprendedor debe pensar a lo grande, pero hay cosas que jamás se deben hacer, como invertirlo absolutamente todo o dejar de ahorrar.

Invierte al menos el 6% en tu jubilación, ¡siempre!

De hecho, jamás se debe dejar de ahorrar para la jubilación. Si se invierte absolutamente todo en un negocio, el riesgo se multiplica por dos. Por un lado, si este se hunde, se pierden los ingresos actuales.

Pero, además se pierde también aquello que podría haberse invertido en un mejor retiro en el futuro. Algunos expertos aconsejan invertir al menos el 6 por ciento en la jubilación.

Emprender no significa gastarse una fortuna

¿Qué se puede hacer para que comenzar en el emprendimiento y no arriesgar demasiado sean ideas que no estén reñidas? Afortunadamente, hoy día las posibilidades son muchas. Crear una aplicación móvil de moda, por ejemplo un programa para editar fotos también es una opción más económica que poner una tienda digital al uso.

Una de las mejores ideas es comenzar en este ámbito con un negocio de dropshipping, es decir, vendiendo los productos de una empresa mayorista sin necesidad de contar con almacén propio.

Deja un comentario