Estás aquí: Inicio » Noticias » ¿Cuál es el auto más inseguro del mercado?

¿Cuál es el auto más inseguro del mercado?

autos mas insegurosComprar un auto no es barato y si bien lo primero que tenemos que tener es nuestra licencia de conducir vigente, existen factores que condicionan su adquisición. Si bien la mayoría de las personas evalúa a la hora de adquirir un coche el tipo de gasolina que utiliza, o el costo de una póliza, es muy importante tener en cuenta la seguridad que ofrece para quienes transporta este vehículo.

Organizaciones de consumidores de países de la región publicaron el informe “Autos más seguros para Latinoamérica”, elaborado en conjunto, en el cual se expone la dispareja legislación sobre seguridad vial en la zona que se traduce en la venta de autos que no aprueban diversas pruebas.

El estudio Consumers International expone que los fabricantes globales producen y venden en este mercado autos que no pasan las pruebas de seguridad independientes y reconocidas internacionalmente, y que por tanto no podrían venderse en Estados Unidos ni en Europa.

La organización de consumidores señala que fabricantes como General Motors (Chevrolet), Nissan, Volkswagen, Fiat, Hyundai y Suzuki venden a los consumidores de la zona 15 de los 22 modelos de autos comprobados de manera independiente como poco seguros.

La asociación, que se integra por cuatro organizaciones miembros en Latinoamérica (El Poder del Consumidor, ASPEC, ODECU y UUC Argentina), refiere que estos 15 modelos son los de mayor venta en el continente, pero jamás podrían colocarse en mercados más reglamentados en materia de seguridad.

Cinco de los 10 autos más vendidos en México y Brasil, los mayores mercados en Latinoamérica, obtuvieron el nivel de clasificación más bajo, con cero o una estrella. Estos autos no podrían venderse a los consumidores de Estados Unidos o Europa, y tampoco son adecuados para los consumidores latinoamericanos.

De acuerdo con Latin NCap, más de 80 por ciento de los autos fabricados en México cumple con las regulaciones más exigentes en cuanto a sistemas de seguridad, pero son para exportación.

Estudio de NCAP

Un estudio realizado ha concluido que el Tsuru de Nissan fabricado en México, es uno de los automóviles más inseguros que se comercializan en Latinoamérica (Latam). Y si bien es uno de los autos más vendidos en la actualidad, eso no se traduce con la seguridad que ofrece.

Sin embargo, el Tsuru no está solo en esta lista, lo acompañan el Clío Mío de Renault, el Ágil de Chevrolet, Celerio, Alto k10 de Suzuki y el 207 de Peugeot.

Al igual que el Tsuru, otros 33 vehículos fueron sometidos a pruebas de impacto frontal a una velocidad de 64 kilómetros por hora en un laboratorio del la organización global en Alemania con dos pasajeros adultos en los asientos frontales, así como dos niños en su silla en la parte trasera.

Todos estos autos ostentan la calificación “cero estrellas” en la escala de cinco de la NCAP, institución encargada de realizar evaluaciones de seguridad en vehículos por lo que no cumplen con los niveles mínimos de seguridad.

En México se está dando un fenómeno muy complicado, los vehículos de mayores ventas son los menos seguros, lo que abarca a 450 mil unidades en esta región.

En la orilla opuesta se sitúa el León de Seat, que se ubica en el nivel más alto de la evaluación, con cinco estrellas y se transformó en el primero en la región que obtiene las cinco estrellas en protección a pasajeros, mientras que obtuvo cuatro estrellas en protección a niños. Las seis bolsas de aire y los frenos con sistema antibloqueo (ABS), entre otros sistemas y una carrocería “estable”.

¿Obligarán a las automotrices a mejorar la seguiridad?

El Programa de Evaluación de Autos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin Ncap) aconsejó al gobierno de México robustecer las normas de seguridad vehicular, luego de comprobar que los autos más vendidos en el país están “reprobados” en la materia.

Recomendó erigir una agencia nacional de seguridad vial que determine el técnico que inspeccionará si el vehículo cumple o no con las condiciones de seguridad. Y es que “en México los autos más vendidos están reprobados en sus elementos de seguridad, mientras que en otras regiones del mundo, industria y gobierno se han comprometido con vehículos seguros”.

El especialista sostuvo que la Secretaría de Economía trabaja en la actualidad en el primer proyecto de norma (PROY-NOM-194-CFI-2014) en seguridad vehicular que, sin embargo, “tiene fallas de origen, ya que permite al fabricante elegir entre estándares extremadamente laxos y muy exigentes, sin garantizar a los consumidores vehículos seguros”.

Para Alejandro Furas, mientras los vehículos que se venden en el país presentan graves fallas de seguridad que incluso provocan la muerte de los ocupantes, las mismas unidades, pero con mayor seguridad, son para exportación. “Se necesita ser más exigentes con el tipo de vehículos que están en circulación” en México, sobre todo si las armadoras están capacitadas para ello, argumentó.

Según informó, el sistema de seguridad que se discute en México no obliga a las armadoras a incorporar mejoras precisas, sino que da libertad de elegir entre las regulaciones brasileña, coreana, japonesa y la estadounidense o las regulaciones del Foro WP 29 de la ONU. Ello anula que los autos para los mexicanos tengan la posibilidad de tener seguridad equiparable al que se ha logrado implementar en Estados Unidos y Europa, en donde han bajado drásticamente las fatalidades en accidentes automovilísticos, aseguró.

Lo más preocupante de la regulación es que toma como referencia una norma de 1971 (71/320/EEC) relativa al tipo de frenos, lo que hace al país estar 20 años retrasado en el tema. Furas advirtió que en este sentido el “lobby” de las marcas ejerce mucha presión para evitar una regulación en México de perfil internacional y amenazan con incrementos de costos en los vehículos de hasta dos mil dólares, cuando el simple costo de la implementación de una bolsa de aire es de entre 50 y 100 dólares.

“Los fabricantes hablan de incremento de precios de mil a dos mil dólares, con el propósito de poner a la gente en contra de estas medidas”.

En México, continuó, están a la venta vehículos cuya comercialización se tiene prohibida en otros países por normatividad de seguridad, como lo es el Tsuru y el Aveo, justamente los más populares entre el consumidor. Aclaró que no es que las armadoras inclumplan con la normatividad, sino que el gobierno de México deberá ser mucho más estricto al respecto, lo que obligará a los fabricantes a vender sus unidades con mejores sistemas de seguridad.

Medidas más rigurosas para el mercado interno no afectan en ningún momento el nivel de inversiones, toda vez que más de 80 por ciento de todo lo que se produce en el país es para los mercados de exportación, en donde la normatividad es sumamente estricta, recordó. La prueba, dijo, es que México está a punto de producir vehículos premium para los mercados mundiales.

Deja un comentario