Estás aquí: Inicio » Guía Práctica del Seguro » ¿Qué es una Póliza?

¿Qué es una Póliza?

La póliza es el documento donde se constatan las condiciones del seguro y el contrato correspondiente, más específicamente es el nombre que recibe el documento donde se plasma el contrato de seguro en el que se detallan las obligaciones y los derechos de la compañía aseguradora como del asegurado, en la cual se describen el bien o persona a asegurar y donde se fijan las garantías e indemnizaciones en caso de un siniestro.

En términos sencillos la póliza es el contrato con la aseguradora donde se especifican las obligaciones y derechos, es por eso que existen tantos tipos de póliza como tipos de seguros y formas de contratos.

Los riesgos que se pueden asegurar son muchos, por eso siempre es conveniente interiorizarse en el detalle del bien o producto a asegurar y determinar los riesgos que deberán ser cubiertos, la aseguradora marcará las exclusiones existentes, en que caso cubrirá un accidente y en cual no.

Una vez que ambas partes, asegurado y aseguradora, aceptan la propuesta, se emite la póliza.

La póliza se compone de tres partes fundamentales: Condiciones generales, particulares y especiales.

Las condiciones generales son el conjunto de cláusulas que el asegurador establece para regular el contrato del seguro. En esta parte se detallan que cubre y que no cubre la compañía, la forma de liquidación y el pago de indemnización de los siniestros.

En el caso de las cláusulas que limiten derechos de reclamo del asegurado, deberán estar precisadas y detalladas de manera clara para que el cliente pueda conocerlas y aceptarlas o no.

Las condiciones particulares son aquellas cláusulas que suelen ser diferentes entre las pólizas, puede incluir algún detalle específico del bien o una restricción de indemnización.

En lo que respecta a las condiciones especiales son el lugar en donde se ponen las aplicaciones concretas de cada póliza, los puntos que la diferencian de las otras.

Entonces, cada póliza tiene como fin asegurar algo y encuadrar un tipo de seguro.

En relación a los tipos de seguros se puede decir que son muy variados. Se puede asegurar un auto, camión u otro vehículo de uso particular, público, de transporte o de carga, objetos, casas, bienes en general, el patrimonio de una persona, familia o empresa.

También se pueden asegurar cosas que no son tangibles, por ejemplo se puede solicitar un seguro de vida, de salud, complementario de salud, de accidentes o asistencia de viajes.

El seguro del bien a asegurar puede ser por robo, incendio, responsabilidad civil, por catástrofes naturales, dependerá del cliente y de lo que desee que tipo de seguro contratar.

Conceptos básicos de una póliza de seguro

Una póliza es el documento que adquieres al realizar el contrato de un seguro.

Asegurado: es la persona en quien recae la cobertura del riesgo.

Beneficiario: persona que cobra la indemnización.

Riesgo: es el hecho que da derecho a la indemnización se realice y el riesgo que se asegura depende de cada persona de las características de lo que se asegura, de la causa del daño, por eso es importante y la ley obliga a declarar todas las circunstancias que puedan influir en la valoración necesaria para la indemnización.

La descripción de la póliza debe ser muy claras, las clausulas, los derechos de los asegurados y así mismo se deben destacar las exclusiones.

Condiciones generales: son las cláusulas del contrato las cuales indican las disposiciones de la Compañía Aseguradora las cuales son no negociables.

Un seguro es un producto financiero, los cuales cuentan con diferentes coberturas de riesgos.  Así mismo existen dos tipos de productos que son los de ahorro y los de riesgo.

Algunos tipos de seguros que se ofrecen son los siguientes:

Seguros individuales de accidentes: en este tipo de seguro la indemnización se paga cuando el asegurado sufra un accidente corporal que haya sido por causa violenta, súbita y externa ajena al asegurado que produzca incapacidad temporal o invalidez permanente o muerte.

Seguros de incapacidad laboral: cubre una indemnización en caso de que el asegurado no pueda realizar su actividad laboral durante un tiempo y por causa de salud.

Seguros de invalidez: este tipo de producto va unido al de vida; en el cual es necesario estar informado respecto a las exclusiones.

Condiciones y formato de una póliza

Al contratar cualquier tipo de seguro se te entrega una póliza en la cual se encuentran descritos los derechos  y obligaciones con los que cuentas y se establecen las indemnizaciones en caso de que se presente algún siniestro.

Todas las aseguradoras cuentan con una amplia gama de productos que ofrecen a sus clientes para proteger así su patrimonio, pero es muy importante que tu elijas el que consideres que se adapta mejor a tus necesidades.

Lo más importante es conocer lo que te cubre y lo que excluye la póliza.

En una póliza debes considerar tres puntos importantes

  • Condiciones generales. Aquí se encuentra el conjunto de cláusulas de las que dispone el titular de la póliza para regular todos los contratos de seguro que presente en el mismo ramo: extensión y objeto del seguro, riesgos excluidos, forma de liquidación de los siniestros, pago de indemnizaciones. Estas cláusulas deben estar redactadas de manera clara y precisa. Asimismo nunca deben perjudicar a los consumidores, por lo que si se encuentran algunas cláusulas que obstaculicen sus derechos, tienen que resaltarse de una forma especial y estar expresamente aceptadas por la persona que contrata el seguro.
  • Condiciones particulares. Dentro de estas condiciones se encuentran los aspectos específicos de cada póliza de forma individualiza.
  • Condiciones especiales Es el conjunto de cláusulas que resultan de aplicación a cada póliza en concreto.

Elementos de una póliza

En la actualidad contamos con una gran cantidad de tipos de seguros, al momento de contratar un seguro recibes una póliza.

Esta póliza es un documento por medio del cual una compañía aseguradora se obliga a través del pago de una prima prevista en el contrato.

La póliza debe tener por escrito los derechos y obligaciones de las partes.

De esta manera deberá contener:

  • Los nombres, domicilios de los contratantes y firma de la compañía aseguradora
  • La elección de la cosa o de la persona asegurada
  • La naturaleza de los riesgos garantizados
  • El período a partir del cual se garantiza el riesgo y la duración de la protección
  • Estimación de la garantía
  • Cuota del seguro

Los términos más importantes que se observan en la póliza de seguro son:

  • De aceptación
  • Carencia de cobertura
  • De gracia

Los que interviene en el contrato

  • La Aseguradora.- Es la entidad autorizada por la Secretará de Hacienda y Crédito Público para prestar el servicio de aseguramiento.
  • El Asegurado.- Es el individuo que está expuesta al riesgo.
  • Contratante.- Es el usuario de la aseguradora, la persona que suscribe la póliza y que paga por el servicio.
  • El Beneficiario.- La persona que podrá recibir el pago por parte de la compañía de seguros, es el titular de los derechos indemnizatorios.

Condiciones que podemos encontrar en este tipo de contratos:

  • Restricciones a las coberturas
  • Vigencia de la póliza o tiempo durante cual la aseguradora asumirá el riesgo de que ocurra el siniestro
  • En el caso de que el seguro contratado sea de vida, el o los beneficiarios
  • Lo relativo a los medios de impugnación
  • Lo relativo a la prescripción

Estas condiciones  pueden  considerarse las cláusulas más específicas que se pueden encontrar en un contrato de esta naturaleza, sin embargo, existen otras que pueden constituirse en cláusulas de gran trascendencia, en algunos casos particulares.

¿Cómo contratar una póliza de seguro?

Al momento en que se firma un contrato para seguro, ya sea de vida, hogar, auto, etc. Al darse de alta en una compañía aseguradora, tiene la obligación contractual y la póliza entra en movimiento.

Por este motivo, es importante que antes de firmar la póliza consultes todas las alternativas que se te ofrezcan.

Y así de esta manera poder analizar el seguro y poder compararlo con las pólizas que ofrecen otras compañías de seguros y elegir el mejor seguro para tu protección.

Lo primero que debes preguntar al momento que se te ofrece un seguro, es sobre la cobertura que cuenta.  La persona que  te vende debe explicarte los diferentes tipos de coberturas y lo que contiene cada una de ellas.

Después de tener el conocimiento de los tipos de coberturas con las que cuenta la compañía, deberá informarte el costo de la prima.

Además debes de saber si existen intereses, comisiones o impuestos que tengas que pagar y de esta manera podrás hacer comparaciones entre varias  compañías y analizar los diferentes beneficios que te pueden brindar.

Cuando hayas elegido una compañía debes observar los detalles que puedan incidir con la compañía aseguradora. Debes prestar atención particularmente a las condiciones de la póliza. En las condiciones generales aparecerán nombradas las diferentes coberturas, pero en las condiciones particulares se podrá leer realmente cual es el alcance real y que es lo que cubre el seguro que estás contratando.

Debes de leer la letra pequeña que se encuentra en las condiciones generales, para que tengas el conocimiento de lo que en realidad cubre cada cláusula.

Al momento de firmar tu contrato debes observar la fecha, la hora y mes en que entra en vigencia el seguro. Generalmente tienen vigencia de un año, es importante saber el tiempo que te puede cubrir tu patrimonio.

¿Qué es la póliza individual?

A la hora de tener seguro de gastos médicos mayores, las personas que se encuentran trabajando pueden tener dos de ellos, uno contratado por el trabajador y el que le ofrece la empresa donde trabaja. Aunque esto parezca un gasto innecesario, se recomienda mantener ambos.

Esta recomendación se debe a que la cobertura grupal si cambiamos de empleo, perderíamos los beneficios. Por ello es que debemos resaltar algunas ventajas de la póliza individual y compararla con la colectiva.

Asimismo, si perdemos la prestación y se desea contratar una póliza individual, se tiene que pasar por un nuevo proceso de suscripción.

Las pólizas grupales son contratadas por las empresas y es el patrón quien determina las condiciones del plan. Mientras que con una póliza individual sólo dependerá de las necesidades que cada persona tenga. Cabe aclarar que, los costos varían según la edad, el estado general de salud, estado civil e incluso si se practica algún deporte.

Por su parte, el seguro colectivo tiene beneficios específicos, por ejemplo cláusulas que permiten al trabajador, en caso de que deje de laborar en ese lugar, convierta su póliza grupal en individual.

Según los expertos lo mejor es tener ambas, como bien dijimos dado que en caso de un siniestro las dos se pueden utilizar, para beneficio del asegurado o los familiares.

¿Qué hacer si ocurre un siniestro?

En caso de presentarse un accidente o enfermedad cubierta en su póliza, los pasos a seguir son:

  1. Revisar el directorio de hospitales
  2. Llevar consigo la tarjeta que acredita como asegurado
  3. Acudir al servicio médico correspondiente
  4. Avisar de inmediato a la aseguradora
  5. Solicitar al hospital que facturen los gastos a nombre de la aseguradora si quiere reintegro

Deja un comentario