Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio / Guía Práctica del Seguro / ¿Donde estaciono mi carro?

¿Donde estaciono mi carro?

Muchas veces por la mala calidad de transporte público de pasajeros, o por la comodidad que representa movernos en nuestro propio coche, muchos mexicanos han optado por ir a trabajar, alguna sucursal bancaria, o a llevar a los niños a la escuela en su auto particular.

En especial, el D.F. es un auténtico caos, por lo que el tráfico y la cantidad de vehículos hace que sea muy difícil hallar un sitio para estacionar el carro, lo que sin lugar a dudas se ha transformado en el principal problema para los automovilistas: la falta de sitios para estacionar su vehículo.

Entonces ¿alquilamos un cajón de estacionamiento o una pensión? El tema radica en que las zonas donde nos movemos tienen diferentes precios.  Otra opción es la del parquímetro.

De acuerdo con la Ley de Establecimientos Mercantiles de la Ciudad de México, los titulares u operadores de los estacionamientos públicos tienen la obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil o fianza, que garantice a los usuarios el pago de los daños que pudieran sufrir en su persona, vehículo, o en la de terceros hasta por 9000 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México vigente por vehículo, es decir, alrededor de 645 mil pesos bajo la siguiente modalidad:

a) Autoservicio.- Responsabilidad por robo total, robo y daño parcial del vehículo, e incendio del inmueble donde se depositó el vehículo, cuando éste sea atribuible al titular u operador;

b) Acomodadores de vehículos o Valet Parking.- Responsabilidad por robo total, robo y daño parcial, robo o daño de accesorios mostrados a la entrega del vehículo, e incendio del inmueble donde se depositó el vehículo, cuando éste sea atribuible al titular u operador.

En el boleto que entregue el estacionamiento al usuario, deberán estar contemplados los siguientes datos:

  • Nombre o razón social y domicilio del prestador del servicio de estacionamiento;
  • Clave del Registro Federal de Contribuyentes (RFC);
  • Los números telefónicos para reportar quejas;
  • La clasificación del estacionamiento y, de acuerdo con ello, la tarifa aplicable;
  • Número de boleto;
  • Forma en la que se responderá por los daños que hayan sufrido los vehículos durante el tiempo de guarda;
  • Espacio para asentar la hora de entrada;
  • Espacio para apuntar la hora de salida;
  • Espacio para anotar el número de placa.

El Distrito Federal ostenta la cifra de 4.55 millones de unidades y 1,763 de estacionamientos, entonces ¿qué hacemos? Mientras se debería fomentar la construcción y uso de estacionamientos en todas las delegaciones, la cosa parece muy complicada.

En la ciudad de México, los estacionamientos públicos se rigen por el reglamento de 1991, que en su artículo 1 establece que «El servicio al público de estacionamiento consiste en la recepción, guarda, protección y devolución de los vehículos en los lugares autorizados, pudiendo prestarse por hora, día o mes, a cambio del pago que señale la tarifa autorizada”.

En el DF, las delegaciones políticas son las encargadas de definir las tarifas, según sus instalaciones, servicio y zona de ubicación.

¿Puedo reclamar por la seguridad al interior del establecimiento? Casi todas los estacionamientos con servicio de pensión cuentan con seguro contra robos, cámaras de seguridad y vigilante; además, algunos se encuentran techados para dar mayor protección al auto.

Si es uno de los millones de mexicanos que cada mes se replantea que hacer con el vehículo, la Condusef preparó estos consejos:

  • Proteja su automóvil hasta el último detalle en una pensión.
  • Elija el lugar que cuente con un seguro que cubra daños y robo total o parcial.
  • No deje objetos de valor en el auto.
  • Infórmese sobre los reglamentos internos del lugar.
  • Al dejar y sacar su auto del estacionamiento, revise que no tenga rayones o algún daño.
  • En caso de dejar tu auto en una casa con espacio disponible, asegúrese de que la persona sea de confianza o conocida en la colonia, de preferencia, que sea un conocido o por recomendación.

Lo que tenemos para decirle es … buena suerte, porque la va a necesitar.

Acerca de admin

Deja un comentario

Scroll To Top